¿ESTOY DEMASIADO VIEJO PARA CAMBIAR?

Hace algunos días discutía con mi padre sobre su concepto de la vida. Me decía que de niño siempre quiso ser arquitecto, para construir rascacielos y grandes puentes alrededor del mundo. Me contaba su historia de cómo había sido criado por mis abuelos, y como había conocido al amor de su vida, mi madre.  Tuvo una educación poco sólida en el colegio, fundamentada únicamente en conceptos tradicionales y académicos, en donde él se destacó en materias de geografía y dibujo, pero siempre muy desbalanceado por las matemáticas.

A sus 20 años comenzó a estudiar una carrera en Tecnología Industrial en la mejor universidad pública de la ciudad; algo bastante alejado de lo que él hubiese amado hacer en la vida. Mis abuelos no tenían los recursos económicos suficientes para pagarle estudios fuera de la ciudad, en la carrera que él quería, que era Arquitectura. Pero lo más importante era que él hacía parte de un sistema educativo que iba en dirección contraria a sus más grandes deseos.

Después de casarse con mi madre y tener a 3 hermosos hijos, las responsabilidades fueron creciendo, pero su trabajo se fue estancando, y fue pasando de una posición a otra, intentando crecer en posición, salario y condiciones laborales. Todo esto solo con la intención de poder mantener de la mejor manera a su familia.

Fue así,  como una ola de mar, creciendo con el tiempo, pero alejándose más y más de su sueño, hasta llegar a un punto sin retorno, en donde ya no tenía salida. Estaba lleno de deudas, con unos hijos muy inquietos que se metían en problemas en el colegio, la casa hecha un desorden,  la relación sentimental con mi madre en deterioro, entre otras cosas.

Es ahí donde te preguntas, ¿Que has hecho con tu vida?… Pero eso no estaba entre los planes de mi padre. Él solo hizo lo que pensó que era lo correcto.

Yo escuchaba su historia y me parecía asombroso la forma en cómo había sido educado. Hoy en día seguimos con esos mitos tradicionales. Yo no lo culpo, al contrario, lo entiendo, y sé que esto es algo que ha venido pasándose generación tras generación, desde nuestros antepasados. Mi padre, un ser humano increíble, con miles de cosas buenas, me hace replantearme la vida y preguntarme a mis 30 años de edad. ¿Que estoy haciendo con mi vida?

Nunca es tarde para cambiar. Nunca es tarde para tomar una decisión ¿Por qué siempre nos estamos poniendo excusas para no salir de esa zona de comodidad y placer falso?

Hace unos días escuche la historia de una señora que a los 70 años de edad se recuperó, después de sufrir de leucemia y casi perder la vida. Fue abandonada por sus amigos, hijos y nietos. Al salir del hospital tomo la decisión de cumplir su sueño y recorrer el mundo, ayudando a la gente que más lo necesitaba. Ese siempre había sido su sueño, pero las circunstancias de la vida y sus propias decisiones nunca se lo permitieron.

Estaba atada a una rutina de trabajo infernal, que le cortó sus más preciados deseos. Y solo cuando la muerte estuvo cerca pudo reaccionar, y darse cuenta del verdadero valor de la vida.

¿Por qué tenemos que esperar hasta nuestro lecho de muerte para despertar y encender esa llama en nuestro corazón sobre lo que es la vida?

¡A mis 30 años hoy tomo una decisión definitiva!

oldphoto

Mi padre y yo hace unos 28 años

Mi Viaje a Holanda

Viajeros!

Hace algunos días, una amiga muy especial en Panamá, me mostro un cuento llamado “Mi Viaje a HOLANDA”.

Me gustó muchísimo y quiero compartirlo con todos ustedes.

Realmente es una metáfora. Y fue escrita por Emily Pearl Kinsgley, guionista de “Barrio Sésamo” o “Plaza Sésamo” y madre de un niño con Síndrome de Down. Quien cuenta su dolorosa experiencia en la vida, de una manera mágica e inspiradora para muchos, a través de UN VIAJE A HOLANDA.

De alguna manera, todos nosotros siempre hemos querido estar en ITALIA! Queremos tener más cosas de las que tenemos, o ser un tipo de persona diferente de la que somos, o estar con personas diferentes que con las que estamos.

Muchas veces estamos anhelando tener más y más cosas, olvidándonos de nuestro presente único e irrepetible, y de todas las cosas maravillosas que tenemos a nuestro alrededor. Cuantas veces nos hemos deprimido por no tener el trabajo que queremos? O porque vivimos en una ciudad muy calurosa que no nos gusta, y estamos lejos de nuestro hogar? O porque no tengo el jefe que desearía tener y no gano el salario que desearía ganar? O porque mis hijos son muy desorganizados y no les gusta estudiar?

No quiero que me malentiendan, no digo que debamos ser conformistas. Por supuesto que debemos luchar por las cosas que deseamos, por nuestro futuro y sueños. Pero SI seamos agradecidos y muy felices con lo que tenemos ahora. Somos muy afortunados!

Mi madre, de pequeño siempre me decía “Juancho, Disfruta lo que tienes, mientras llega lo que quieres”.

Doy gracias a Dios y a la vida, porque toda mi familia goza de muy buena salud!

 Haz Click en la imagen para ver el video:

mi viaje a holandahttps://www.youtube.com/watch?v=lJoqP9CIkJs

Un abrazo!

ATRAPADO EN UNA JAULA LLAMADA TRABAJO

Es domingo y son las 8 de la noche en Panamá. Los minutos transcurren y los segundos corren cada vez más rápido en dirección al comienzo de una nueva semana, empiezo a sentir sensaciones y cosas desagradables en mi estomago, los miedos me rondan y la tristeza y decepción me empiezan a abrumar. Me comienzo a preguntar, ¿qué es lo que estoy haciendo con mi vida? ¿Realmente lo que estoy viviendo es lo que siempre quise hacer cuando era un niño?

En aquellos tiempos, 20 años atrás, soñaba con ser astronauta y viajar a la luna. ¿Por qué nunca lo hice? ¿Que fue lo que pasó? ¿En qué momento mi vida se convirtió en esta rutina sin sentido?. Cómo la sociedad y el sistema pudieron transformar eso tan bonito y puro en lo que vivo ahora en mi presente? ¿Sera esto una realidad o apenas una percepción subjetiva de la forma en cómo veo el mundo? ¿Cómo permití que eso pasara? ¿Si sabía que cada vez me alejaba más de lo que quería ser, por qué nunca hice nada para volver al camino de mis sueños?

Han pasado unas pocas horas, desde que estaba compartiendo con mis amigos en la playa,  hemos reido contando historias de nuestras vidas pasadas. Hemos comido una deliciosa bandeja paisa y tomado un delicioso café Juan Valdes… Esos aromas y sabores de mi tierra, me hacen valorarla más y querer estar allí con toda mi gente linda. Unas horas Después he hablado con mi familia por skype y los he sentido a todos súper cerca enviándome todo su amor.

Ahora me pregunto ¿qué es la vida? ¿Por qué únicamente soy feliz en esos cortos espacios de tiempo haciendo lo que me gusta y compartiendo con la gente que quiero?

Mañana es Lunes, y debo estar a las 7:00 Am en reunión con todos los gerentes de la empresa para presentar los resultados de venta de la semana pasada, y como no hemos cumplido la meta, seguro el presidente estará muy molesto, y me echará  la culpa, haciéndome sentir responsable de todo. A parte tendré a mi jefe recriminando los resultados de la peor manera, agrediéndome y haciéndome sentir aun más culpable. ¿Y yo tengo la culpa de eso? No lo sé.  Solo soy un ser humano que ha puesto su mayor esfuerzo para hacer que las cosas funcionen bien. Lo que sucede es que hay situaciones del mercado fuera de mi alcance, y la competencia es mucho más agresiva por que tiene más presupuesto para invertir miles de dólares más en su marca y campañas. Sin embargo ninguna excusa será válida para ellos, y yo seré el total responsable.

Es así entonces cuando te detienes en un instante como hoy a las 9:15 PM, donde te preguntas. ¿Realmente vale la pena hacer lo que estoy haciendo?¿ Lo hago por dinero? ¿Por experiencia?¿Por responsabilidad? ¿o Por status?

Y la pregunta que me hago nuevamente es, si no me gusta, que me detiene para cambiarlo? Por qué sacrifico mi vida, mi tiempo y mi felicidad por estas cosas superficiales?

Estoy enmarcado en una vida rutinaria, que hoy estoy dispuesto a cambiar, me lo merezco!!!

Son las10:30 PM, iré a dormir. Se hace tarde y debo madrugar. Espero que mañana sea un maravilloso día.

20151021_101136_HDR3222